Actividades familiares inclusivas

Desde Crisol ofrecemos actividades por todas las familias con hijos/se con y sin Necesidades Educativas Específicas.

Al ser un grupo reducido y una actividad pensada por todo el mundo es más probable que cada familia se sienta a gusto, acogida y abierta al aprendizaje, a la diversidad… con el objetivo de enriquecernos unos de los otros.

Cuentos y coros

Ofrecemos un espacio de cuentos con la idea de transmitir valores tanto importantes en la vida como el respeto, la ayuda, el amor… creando mayor conciencia en la cura de las relaciones humanas y del entorno que nos rodea.

Yoga familiar inclusivo

El yoga nos ofrece unas herramientas para facilitar la comunicación no corporal, andar a través de la conciencia y aprender a frenar, aceptando el momento presente

Es un espacio para convivir con la diversidad mediante el yoga, dando una oportunidad para enriquecer la mirada con una visión más amplía de la vida y de forma bidireccional.

Disfrutando del Yoga y de sus beneficios tanto a nivel familiar como colectivo.

Espacio de Verano

Es un espacio de juego y relación en grupo reducido, dirigido principalmente a niños de entre 3 y 8 años con Necesidades Educativas Específicas pero también a otros niños y familias que quieran vivir el valor de la diversidad y las múltiples oportunidades que nos brinda. Ofrecemos un espacio cuidado, respetuoso, con una mirada global del niño donde los acompañamos desde su individualidad, atendiendo a los suyo desarrollo físico, afectivo y cognitivo.

Es un espacio vivencial con un equipo de profesionales del ámbito del acompañamiento emocional, la educación, el yoga, la música y la psicomotricidad.

El día se estructura en:

  • La acogida del niño y la familia.
  • Actividades sensoriomotores (espacio de psicomotricidad)
  • Actividades para fomentar los hábitos y la autonomía.
  • Actividades libres de expresión, experimentación y música.
  • Ritual de despedida.

Se acoge y se despide al niño de forma individualizada y de una manera relajada y segura.

Después se inicia la psicomotricidad donde a través del juego libre los niños disfrutan de un espacio sensoriomotor, con sus iguales, que ayudará a su maduración psicológica y abrirá nuevas posibilidades de comunicación y relación.

Fomentamos la autonomía del niño a través de los hábitos de higiene, de alimentación, de cura de un mismo y del entorno.

Las actividades de experimentación se hacen en el patio y ayudan a la estimulación sensorial, la conciencia de uno/a mismo/a, a fomentar la expresión grafico-plástica y a potenciar la creatividad.